Ir a la Página Principal » Blog » Salud y Bienestar » La vitamina D: componente vital para la salud integral

Este nutriente conocido como “la vitamina de sol” fue identificado en 1922 y se constituye en una de las principales fuentes de salud para los huesos, dado que ayuda al cuerpo a absorber el calcio de los alimentos y suplementos. Además, la vitamina D juega un papel fundamental en un gran número de funciones fisiológicas y es reconocida como un regulador del metabolismo del calcio y el fósforo (beneficio para huesos y músculos).
 
Esta vitamina no solo representa beneficios para la salud ósea, sino también “muchos efectos en, prácticamente, todos los tejidos humanos”, señala el Dr. Luis Montenegro, director médico de Procaps.
 
La vitamina D3 o colecalciferol se genera en la piel por efecto de la exposición a los rayos ultravioleta B (UVB) de la luz solar; la exposición cutánea a estos rayos es considerada la principal fuente de vitamina D en humanos, la cual es requerida por los nervios para transmitir mensajes entre el cerebro y cada parte del cuerpo.
 
Según los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés), las personas que consumen vitamina D en cantidad muy escasa “pueden tener huesos débiles, delgados y frágiles”, trastorno denominado como raquitismo en niños y osteomalacia en adultos.
 
Por otro lado, el sistema inmunitario usa la vitamina D para combatir los virus y bacterias, y, junto con el calcio, la vitamina D ―presente en todas las células del cuerpo― sirve para proteger a los adultos mayores contra la osteoporosis, “una enfermedad sistémica, caracterizada por una disminución de la masa ósea”, según lo define la Organización Mundial de la Salud (OMS).
 
“La vitamina D tiene acciones inmunomoduladoras (regulación del sistema inmune), promoviendo la inmunidad innata e inhibiendo o regulando la inmunidad adaptativa (adquirida)”, sostiene el Dr. Montenegro.
 
Según el Dr. Montenegro, quien sostiene que la vitamina D es una prohormona, “la síntesis de vitamina D a través de la piel y su absorción intestinal también disminuye con la edad”, por lo cual existe la tendencia a que “aumenten los riesgos de deficiencia en los adultos mayores”.
 
Los estilos de vida modernos tienden a reducir nuestra exposición a la luz solar, a lo que se suma la evitación generalizada del sol con la finalidad de reducir el envejecimiento de la piel y el riesgo de cáncer de piel, por el uso cada vez mayor de protectores solares y productos cosméticos que contienen bloqueadores de rayos ultravioletas (UVB).
 
Ante el confinamiento obligatorio prolongado por efecto de la actual pandemia de COVID-19, en 2020 se han incrementado los estados deficitarios de vitamina D en la población mundial.
 
Aunque la vitamina D también puede obtenerse a través de ciertos alimentos como el huevo (la yema), peces del mar, aceite de pescado y champiñones, el contenido de vitamina D en estos es muy mínimo, por lo que las ingestas reales de este nutriente, a menudo, son inadecuadas para mantener una salud integral.
 
Según la Fundación Nacional de Osteoporosis (NOF, por sus siglas en inglés), la Fundación Internacional de Osteoporosis (IOF, por sus siglas en inglés), la Sociedad Geriátrica Estadounidense (AGS, por sus siglas en inglés) y el Consenso Colombiano de Vitamina D: “
 
La prevalencia de la deficiencia de vitamina D es un problema de salud ampliamente distribuido en todo el mundo.olo el 30% de la población mundial alcanza niveles adecuados de vitamina D en sangre mayor a (≥) 30 ng/ml.
 
Según lo explica el Dr. Montenegro, “las enfermedades agudas y crónicas no esqueléticas han sido relacionadas con niveles bajos de vitamina D, e incluyen trastornos dermatológicos (psoriasis), afecciones cardiovasculares, diferentes tipos de cáncer, alteraciones metabólicas (resistencia a la insulina, síndrome metabólico, diabetes tipo 2, dislipidemias, obesidad) y del sistema inmune (enfermedades autoinmunes), y mayor riesgo de infecciones”.
 
 

  •  
 
Institutos Nacionales de Salud (NIH) [sitio web]. Vitamina D [última revisión el 24 de marzo de 2020; consultado el 12 de octubre de 2020]. Disponible en: https://ods.od.nih.gov/factsheets/VitaminD-DatosEnEspanol/
 
Institutos Nacionales de Salud (NIH) [sitio web]. El calcio y la vitamina D: importantes a toda edad [última revisión en octubre de 2018; consultado el 12 de octubre de 2020]. Disponible en: https://www.bones.nih.gov/health-info/bone/espanol/salud-hueso
 
 


Artículos Relacionados
 

Copyright ©