Ir a la Página Principal » Blog » Salud y Bienestar » Recomendaciones para tener un corazón sano

El corazón es el órgano vital que, junto con los vasos sanguíneos, cumple la misión de llevar sangre a todas las células y proveerlas de oxígeno y otras sustancias necesarias para el adecuado funcionamiento del organismo. ¿Cómo mantener la salud cardíaca? Compartimos a continuación algunas recomendaciones.  
 
El corazón es el primer órgano que aparece durante el proceso de formación del cuerpo y, desde entonces, cumple una función esencial: trabajar sin descanso para mantenernos con vida. Al latir, este músculo bombea una cantidad promedio de 60 ml a 90 ml de sangre hacia los vasos sanguíneos (venas y arterias), permitiendo que los demás órganos reciban los nutrientes suficientes para funcionar de forma correcta.
 
Teniendo en cuenta la importancia de este órgano vital ―cuyo tamaño se asemeja al de un puño―, es preciso recordar siempre los cuidados que se deben tener para preservar la salud cardíaca. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de defunción alrededor del mundo. “Cada año mueren más personas por alguna de estas enfermedades que por cualquier otra causa” (OMS).  
 
Las enfermedades cardiovasculares son un conjunto de trastornos del corazón y de los vasos sanguíneos, y se clasifican en: hipertensión arterial; cardiopatía coronaria; enfermedad cerebrovascular; enfermedad vascular periférica; insuficiencia cardíaca; cardiopatía reumática; cardiopatía congénita; y miocardiopatías.
 
Según la OMS, estas afecciones causan 1.6 millones de muertes al año en la mayoría de los países de la Región de las Américas, de las cuales el 30% son prematuras, dado que se presentan en personas de 30 a 69 años.
 
Por fortuna, la gran mayoría de cardiopatías y demás afecciones relacionadas con el corazón ―órgano que, en promedio, late 100 mil veces al día― pueden evitarse manteniendo un estilo de vida saludable, basado en una alimentación balanceada (que incluya un consumo reducido de sal) y actividad física moderada. Tenga en cuenta las siguientes recomendaciones para preservar la salud del corazón y mantener un bienestar integral:  
 
Ejercicio físico moderado. La actividad física moderada, como caminar o trotar ―150 minutos a la semana es decir 30 minutos diarios durante 5 días―, sirve para fortalecer el corazón. A través del ejercicio, además de quemar calorías, las personas pueden reducir su apetito, su presión arterial y sus niveles de estrés.

Dieta saludable. Es importante reducir la ingesta de sal lo más que se pueda. La OMS indica que consumir menos de cinco gramos de sal al día sirve para evitar la hipertensión, al igual que para reducir el riesgo de enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares. Los especialistas recomiendan aumentar la ingesta de frutas y verduras, y preferir las carnes magras y el pescado antes que las carnes rojas grasas y las procesadas.

Moderar el consumo de alcohol. El alcohol en grandes cantidades afecta el corazón. Las personas que suelen excederse con las bebidas alcohólicas tienen un mayor riesgo de sufrir problemas cardíacos, hipertensión y accidentes cerebrovasculares, entre otras afecciones. Las calorías presentes en el licor aumentan la grasa corporal, lo que supone un mayor riesgo de complicaciones cardiovasculares.

Prevención o control del estrés. Cuando una persona está estresada, los latidos de su corazón se aceleran y sus vasos sanguíneos se estrechan, lo que en respuesta puede aumentar de forma temporal la presión arterial. Es importante evitar el estrés o aprender a manejarlo. 

Evitar fumar. El tabaco tiene efectos nocivos en varios órganos del cuerpo humano, y el corazón no es la excepción. Fumar o respirar aire contaminado por el cigarrillo aumenta el riesgo de enfermedades del sistema cardiovascular, debido a que el humo del tabaco, tóxico de por sí, afecta de diversas formas el sistema circulatorio, entre otros.

Controles del riesgo cardiovascular. Revisar con frecuencia y controlar el riesgo cardiovascular es un importante aspecto en la prevención de infartos y accidentes cerebrovasculares. La OMS recomienda:

  • Medición de la tensión arterial: la hipertensión suele ser asintomática, por lo que es recomendable medir la tensión arterial y tomar las medidas pertinentes en caso de tenerla elevada.
  • Medición de lípidos en la sangre: el colesterol elevado en la sangre aumenta el riesgo de infarto de miocardio y accidentes cerebrovasculares. Asegúrese de tener una alimentación saludable.
  • Medición del azúcar en la sangre: los niveles elevados de glicemia (azúcar en la sangre) incrementan el riesgo de infarto de miocardio y accidentes cerebrovasculares. Si usted tiene diabetes, es muy importante que controle su tensión arterial y azúcar en la sangre.
 
Referencias
Organización Mundial de la Salud (OMS) [sitio web]. ¿Qué puedo hacer para evitar un infarto de miocardio o un accidente vascular cerebral? [publicado en septiembre de 2015; consultado el 24 de septiembre de 2020]. Disponible en: https://www.who.int/features/qa/27/es/
Organización Panamericana de la Salud (OPS) [sitio web]. Día Mundial del Corazón: necesario crear entornos saludables [consultado el 24 de septiembre de 2020]. Disponible en: https://www.paho.org/hq/index.php?option=com_content&view=article&id=11272:dia-mundial-corazon-2015&Itemid=41080&lang=es
Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) [sitio web]. Cómo funciona el corazón [revisada el 1 de julio de 2020; consultada el 25 de septiembre de 2020]. Disponible en: https://www.cdc.gov/ncbddd/spanish/heartdefects/howtheheartworks.html#:~:text=El%20coraz%C3%B3n%20es%20un%20%C3%B3rgano,tubos%20llamados%20arterias%20y%20venas.
Texas Heart Institute [sitio web]. Anatomía del corazón [consultado el 25 de septiembre de 2020]. Disponible en: https://www.texasheart.org/heart-health/heart-information-center/topics/anatomia-del-corazon/
Mayo Clinic [sitio web]. Stress and high blood pressure: What’s the connection? [publicado el 9 de enero de 2019; consultado el 25 de septiembre de 2020]. Disponible en: https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/high-blood-pressure/in-depth/stress-and-high-blood-pressure/art-20044190 
 


Artículos Relacionados
 

Copyright ©